Bienvenidos al micrositio de la Comisaría de la Comisión Permanente de Contralores Estados - Federación


Mensaje de bienvenida


México vive hoy un cambio, que se traduce en beneficio de la ciudadanía.

No es suficiente con que la sociedad esté informada y atenta; debe, además, participar e involucrarse en la decisiones relevantes de quienes la representan en la función pública; debe borrarse para siempre la separación entre el pueblo y el gobierno.

La corrupción florece gracias al ejercicio, sin límites democráticos ni jurídicos, de los poderes formales y fácticos; a la debilidad de las instituciones que tendrían que controlar ese poder, y a la insuficiencia y en algunos casos franca inexistencia de mecanismos de participación ciudadana que le permitan a la sociedad vigilar y controlar esos poderes formales y fácticos.

El objetivo final de la corrupción no siempre radica en obtener un beneficio pecuniario, sino también, y cada vez de forma más creciente, en acumular poder y privilegios de forma ilegítima. No es, como se ha dicho, un asunto cultural ante el cual nos resignemos ni una conducta de los mexicanos, sino una desviación del servicio público. Consiste en la captura de cargos y presupuestos para fines privados; del uso oscuro y negligente de las atribuciones.

Conforme a los principios rectores del Presidente de la Republica, la honestidad será un pilar de esta nueva administración y se terminará con la simulación y la mentira en los actos de autoridad. En ese tenor, el nuevo paradigma de la ética pública se enfoca en la colaboración, la libertad, y la confianza.

En México sólo 4.6% de las victimas denuncias actos de corrupción. No se denuncia, entre otras razones, por temor a sufrir represalias. Este gobierno sentará las bases para escuchar a los ciudadanos y a los servidores públicos que identifiquen actos ilícitos.

Los alertadores internos (whistleblowers) son personas, miembros de una organización, que, voluntariamente y en cumplimiento de su cargo, revelan información a funcionarios de más alto rango acerca de actividades ilegales realizadas por otros funcionarios públicos o actores privados.

La denuncia de los alertadores internos es considerada como un elemento fundamental de la libertad de expresión y como una herramienta clave en la lucha contra la corrupción.

La Secretaría de la Función Pública y la CPCE-F estarán atentas a salvaguardar la ética institucional y generar las condiciones para atender la voz ciudadana. Estas instancias harán un frente común para combatir las hermanas siamesas: corrupción e impunidad.

Dra. Irma Eréndira Sandoval Ballesteros

Secretaria de la Función Pública y

Presidenta de la CPCE-F